Sunday, March 15, 2009

Un pequeño paseo

Una sonrisa caprichosa y picara me anuncia el inicio del verano
el recorrido que tomo junto con mi madre y bajo el incandescente sol hace que cierre los ojos como es costumbre mía.
Esperamos a otras personas, así que nos sentamos bajo la sombra de un palo, una amiga maestra baja sudando de dar clases de su comunidad y nos saluda.
Después una señora que sube con su carga, inicia una conversación con mi madre y le paga algo que le adeudaba, yo espero impaciente y trato de seguir su conversación para no aburrirme.

Al fin pasan por nosotros y subimos a la comunidad a donde nos dirigimos, luego de los saludos respectivos llegamos a nuestro destino. Mi madre realiza su labor y yo mientras observo la comunidad, para mi desconocida ya que tenia años de no estar en el lugar, que por ese tiempo solo esta compuesto por fincas.
Caminamos por el lugar, yo aprovecho para tomar fotos y capturar alguna historia para contar luego, en la parte alta hay una vieja iglesia en ruinas, la cual siempre se observa desde abajo en la carretera, según las historias es la primera del municipio o una de las primeras.

Los edificios que pertenecían a las fincas que fueron abandonadas por los finqueros o tomadas por los campesinos luego de la crisis cafetalera, casi siempre lucen en abandono, exceptuando en algunas excepciones. Termina la caminata y nos disponemos regresar la pueblo, no sin antes charlar algunas cosas con los vecinos, mi madre recoge unas firmas y huellas para un acta, observando divertidos los dos, como el líder de la comunidad es apurado por su esposa, que al parecer es la que manda.

Regresamos a casa, aun con el sol radiante aunque ya casi finaliza la tarde.

1 comment:

Surizar said...

yo tamiben cierro los ojos a veces cuando ando en los campos de jut en villa nueva. Bueno. "exceptuando en algunas excepciones" porque a veces voy a futeca a jugar jut